Segundo día en Roma: ¡La Ciudad del vaticano! y el mejor mirador de la ciudad

Dani y Paula- ¡Hola a tod@s viajer@s 🙂

P- Tras haber recorrido el Coliseo, con sus foros imperiales, el altar de la patria, el famoso barrio de Trastevere, la fuente más grande de Roma, la Fontana di trevi, Plaza España con sus infinitas escaleras, el inmenso Pantheon,  miradores de la ciudad y muchos lugares más, queríamos seguir recorriendo todo los rincones de Roma.

Era hora de aprovechar al máximo el segundo día en la capital italiana. En el día de hoy conocimos  un nuevo país como es ¡la ciudad del vaticano!, contemplamos Roma desde lo más alto y…. ¡mucho más!

D- Nos despertamos por segunda vez en Roma, queríamos aprovechar al máximo nuestro último día completo en la ciudad y a las 9 menos cuarto ya estábamos desayunando en una cafetería.

P- Yo me volví a pedir el clásico desayuno italiano, cornetto con mermelada y un capuccino.  Dani, que aún no se encontraba del todo bien, se decantó por una mini galleta acompañada de un capuccino

Una vez almacenadas reservas de azúcar nos encaminamos al metro de Manzoni que tal y como os habíamos hablado en la primera publicación era el más cercano a nuestro hotel. Nuestro primer destino del día sería : El Vaticano. 

IMG_4004

D-Mientras nos dirigíamos hacia la Plaza de San Pedro el número de puestos callejeros con souvenirs crecía, y comenzaban a abordarnos vendedores de entradas. He de decir que, aunque comprendo que únicamente tratan de ganar un dinero, me parecieron muchos y demasiado insistentes ya que no se daban por vencidos ante un “no, gracias”.

P- Comparto opinión, aunque Dani al no encontrarse bien del todo estaba un poco más susceptible de lo normal.

D-Tras un par de minutos caminando por unas calles peatonales visiblemente más cuidadas que el resto vislumbramos los arcos que marcaban el acceso a la popular plaza y comenzamos a ver las enormes columnas que forman la estructura que la rodea. Cuanto más me acercaba más me impresionaba la magnitud de la edificación.

P- En resumidas cuentas, llegamos a la plaza de San Pedro y todas las estructuras eran gigantes

D- ¡Sí! ¡Me encantan los edificios grandes!

Al acercarnos a la abertura que indicaba el acceso al corazón de la plaza pudimos ver que, pese a ser un martes cualquiera de uno de los meses más fríos del año, ya había una cola formada desde bien temprano que llegaba hasta la mitad de la plaza y que decidimos no hacer para poder aprovechar la mañana.

P- ¡Que frío hacía! Pero bueno  era Febrero, estaba todo previsto.

D- Se helaban los pingüinos así que nos pusimos en movimiento.

Dimos la espalda a la basílica y nos dirigimos hacia la siguiente estructura que Paula quería mostrarme: el Castello de Sant’Angelo. No tenía pérdida, todo recto dejando San Pietro atrás y en un par de minutos paseando por una calle bien ancha ya vimos el famoso castillo.

IMG_4006

Según nos acercábamos comenzamos a oír el violín de un artista callejero y, aunque aún nos abordaban, se notó la disminución de vendedores de excursiones. Llegamos entonces a la base del castillo, una fortaleza cuya entrada apuntaba al puente de Sant’Angelo sobre el que se levantaban imponentes esculturas.
Como no teníamos pensado entrar continuamos nuestro paseo cruzando el río tevere y fuimos bordeándolo dejando a nuestra derecha el barrio de Trastevere, nuestro próximo destino no quedaba exactamente en la dirección que seguíamos, pero un edificio enorme llamó mi atención y decidimos aplazar momentáneamente nuestro objetivo.

IMG_3997.JPG

El edificio que se dibujaba a lo lejos se trataba nada más y nada menos que el Tribunal
Supremo o “Corte Suprema Di Cassazione”.

P- Tras un par de fotos nos pusimos camino del mirador que quería mostrar a Dani.

El frío estaba presente, razón más que suficiente para hacer una  parada de rigor. Nos tomamos un chocolate caliente con una crostata di mela, una especie de tarta de manzana. La broma de la fotografía nos salió por 15€, pero bueno… ¡que nos quiten lo “bailao”!

D- Aún duele…

IMG_3640

Nos dirigimos hasta el mirador de Gianicolo. Un lugar fresco y apacible por el que resulta un placer pasear disfrutando de las mejores vistas de la ciudad.

IMG_3685.JPG

Después de descansar un poco en las alturas, volvimos hasta el barrio de Trastevere, esta vez cogimos el tranvía. Cabe mencionar que el transporte público en  Roma es bastante caos. Tanto en los autobuses, como en el tranvía e incluso en los trenes no suele haber revisor. Sin embargo en el metro sí. Es decisión de cada uno decidir si debéis pagarlo o no.

D- Es una de las pequeñas peculiaridades de Roma: en los autobuses y tranvías casi nadie paga. Se puede uno mover por la ciudad completamente gratis si no le importa viajar apelotonado y viviendo el auténtico lío del tráfico.

P- Siendo un poco leales, deberíamos de haber pagado, pero allá donde fueres…

IMG_3682

Nos bajamos del tranvía en el Altar de la Patria,  continuamos por via del corso, fontana di trevi y cogimos el metro en la Piazza di Spagna.

D- En Roma ocurre eso, pasas continuamente por monumentos y calles mundialmente conocidas sin ir a buscarlos.

P- Es una de las muchas cosas buenas que tiene la ciudad. ¡Está todo muy concentrado!

Como Dani no se encontraba bien del todo fuimos a comer a un restaurante muy cerca del hotel, para después poder descansar. El restaurante se llamaba Ristorante la taverna y para mí, fue el mejor restaurante de ese viaje.

Dani se decantó por unos Spaguetti alla bolognesa y yo por unos Spaghetti Cacio e Pepe, un plato típico romano que no todo el mundo conoce, pero que es uno de los platos italianos más sencillos y más ricos que existen. El plato es muy fácil de hacer, los ingredientes que llevan son queso y pimienta, pero la peculiaridad que tiene respecto a otras recetas, es la forma de preparar la salsa, con una textura muy cremosa.

No podía faltar el postre y esta vez elegimos un delicioso mouse de chocolate.

¡Salimos rodando del restaurante! y directos al hotel a descansar.

D- En nuestra defensa diré que habíamos caminado un montón. Eso sí, la intención era salir del hotel dos horas antes de lo que lo hicimos.

P- Nos despertamos de la siesta, nos preparamos y  fuimos caminando al centro. Como os habíamos comentado en la primera publicación nuestro hotel estaba a tan solo 20 minutos caminando del coliseo.

Era nuestra última noche y queríamos aprovechar para volver a ver nuestros lugares favoritos del viaje. Caminamos hasta el Coliseo,visitamos el Arco di Costantino,  Se irguió para conmemorar la victoria de Constantino I el Grande en la batalla del Puente Milvio, seguimos todo recto por la calle de los foros imperiales, llegamos hasta el monumento del altar de la patria, continuamos por la Fontana di Trevi, callejeamos por las preciosas callejuelas llenas de flores y pequeñas trattorias romanas y finalmente cenamos en un restaurante muy cerca de Plaza de España. El restaurante se llamaba Re Degli Amici, nos gustó bastante. Era nuestra última cena, y queríamos despedir bien la ciudad así que nos pedimos de entrante una pizza margarita y de plato principal un risotto de marisco , todo acompañado de un buen vino moscato.

D- No se cansa uno de ver esos lugares, de día, de tarde, de noche. Cada momento del día los hace distintos.

_MG_8493

D- Nuestro viaje llegaba a su fin por ahora, pero sabíamos que volveríamos en el futuro para volver a disfrutar del encanto, la historia y la grandeza de una ciudad que conecta el pasado y el presente, la Citta Eterna.

P y D- ¡Alla prossima Roma!

 

 

Sobre el autor

Somos Paula y Dani. Hemos creado este blog de viajes para contaros nuestras experiencias, nuestros aciertos y nuestros fallos durante las aventuras que vivamos lejos de casa.

Esperemos que disfrutéis con nosotros.

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

A %d blogueros les gusta esto: