América,EEUU,New York

Un viernes completo en la gran manzana

Ya habíamos tenido la primera toma de contacto con la isla de Manhattan, nos habíamos avecinado a las compras neoyorquinas y seguíamos sufriendo el jet lag.

Día 2

¡A las 4:30 a.m ya estábamos despiertos!, todavía no estaba listo ni el desayuno del hotel así que decidimos remolonear un poco en la habitación del hotel antes de ducharnos, desayunar y comenzar nuestro segundo día en la gran manzana.

La primera parada esa mañana fue Chinatown, la sensación nada más llegar fue muy extraña, parecía que estábamos en otro país, las calles estaban repletas de personas orientales, restaurantes chinos, personas hablando chino en las peluquerías y supermercados y  carteles en chino, ¡todo era chino! ¡hasta la propia decoración en las calles! quizás suene a tópico pero nada más lejos de la realidad.

Nada más salir de Chinatown nos encontramos con Little Italy y sus dos calles repletas de restaurantes y cafeterías italianas, continuamos por el Soho dónde hicimos una parada para reponer fuerzas y comer un Donuts en la franquicia Dunkin’ Donuts, todo el mundo nos lo había recomendado sin embargo nos quedamos con los Donuts que conocemos. El precio aproximado de cada Donuts es de 2$.

Cogimos el metro hacia la estación Penn Station y nos dirigirnos hacia el High Line, un parque elevado construido sobre una antigua vía de tren, una antigua zona industrial reconvertida en un espacio verde para los ciudadanos.

IMG_8620
Casi todas las casas en Tribeca eran de la misma altura y estaban decoradas con árboles y enredaderas

Era aproximadamente la 1 p.m y ya estábamos cansados, así que decidimos ir al hotel a descansar un par de horas, dormir una pequeña siesta para terminar definitivamente con el jet lag y afrontar la tarde con la máxima energía no sin antes comer dos trozos de pizza en un restaurante de comida rápida cerca de nuestro hotel.

Está claro que las ciudades grandes suelen ofrecer mucha variedad de oferta turística y Nueva York no iba a ser menos. No somos especialmente amantes del arte moderno sin embargo creímos que era una buena oportunidad visitar el Museo Moma ya que era viernes y todos los viernes la visita al museo es gratuita entre las 4:00 –  8:00 p.m, la entrada normal cualquier otro día de la semana cuesta entorno a 25$.

El MOMA, ubicado en el corazón de la ciudad, es uno de los museos más grandes en Nueva York y está considerado como el mayor museo de arte moderno y contemporáneo del mundo. En nuestro visita encontramos ejemplos pictóricos como la noche estrellada de Vicente Van Gogh y algunas obras de artistas importantes como Dalí o Picasso.

4b583773-a4fd-4a18-93d9-28e8b60a75cb
La ciudad de Nueva York tiene un total de 291 rascacielos que superan los 150 metros de altura

Nada más salir del museo caminamos por la Quinta avenida, también conocida como la avenida de los millonarios, dónde pudimos encontrarnos famosos lugares como la Catedral de San Patricio, Rockefeller Center, Empire State o la Torre Trump, finalizando nuestra tarde en Central Park, al poco de entrar nos encontramos uno de los muchos espectáculos callejeros que te encontrarás en la gran manzana, en nuestro caso era una pareja de cantantes de opera ofreciendo una actuación de canto y baile que bien podría estar en un teatro. Una vez terminada la performance, nos sentamos en un banco a ver el sol ponerse detrás de los rascacielos mientras veíamos a los locales haciendo ejercicio, paseando y disfrutando de su zona más verde.

79c5c9c5-e5ec-4385-9d36-ba5486bde248
Uno de los atardeceres con mayor encanto en Central Park

Esa noche queríamos cenar en la famosa hamburguesería Burger Joint del lujoso hotel Le Parker Meriedien, pero había tanta cola y estábamos tan hambrientos que no teníamos ganas de esperar así que decidimos dirigirnos hacia Times Square para volver a ver los carteles en su mejor momento, por la noche. Al llegar nos impresionó que incluso pareciera que era de día debido al fuerte alumbrado de las pantallas que no paraban de cambiar y moverse.

Cogimos la cena en el MacDonald’s y haciendo uso de nuestra tarjeta de metro (tu mejor amiga en NYC) regresamos a Queens y recorrimos el pequeño paseo que había desde la boca del metro al hotel. El ambiente en torno a las 22 p.m comenzaba a dar poca seguridad pero como la zona se estaba llenando de hoteles, muchos turistas, como nosotros, volvían a sus habitaciones lo cual te hacía sentir bastante más seguro.

(4) Comentarios

  1. Carlos dice:

    Buen post,e visto que os alojados por Queens sería mucho pedir en que que hotel os alojasteis y que que es?
    Gracias y un saludo

    Carellano

    1. hacemoslasmaletas dice:

      Nos alojamos en el hotel nirvana a 8 minutos caminando del metro. Normalmente incluye el desayuno en el precio de la habitación 🤞 ¡¡Recomendado!!

  2. Gracias por compartir esta información.
    🌹

    1. hacemoslasmaletas dice:

      ¡ De nada ! Esperemos que os sirva de ayuda.

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

A %d blogueros les gusta esto: